España necesita una política y un Presidente decente

Ayer Pedro Sánchez le dijo a Rajoy lo que millones de españoles piensan desde hace años, que tenía que haber dimitido porque no es decente financiarse ilegalmente, viajar a costa de Gürtel, imponer recortes mientras se cobran sobresueldos, o proteger a los defraudadores mientras se asfixia a la clase media trabajadora.

Rajoy no es un Presidente libre, está prisionero de los papeles de Bárcenas y España necesita una política y un Presidente decente. Para ser un Presidente decente se exige que reparta la carga fiscal, no que suba los impuestos a la clase media trabajadora en 17.500 millones de euros mientras aprueba vergonzosas amnistías fiscales para defraudadores como Bárcenas, Rato y Granados.

Un Presidente decente que suba el salario mínimo y no apruebe una reforma laboral que ha llevado a más de dos millones de trabajadores a la pobreza. Un Presidente decente que garantice el futuro de nuestros mayores, no que esquilme en cuatro años la mitad de la hucha de las pensiones para pagar sus malas políticas.

Un Presidente decente que ayude a los más vulnerables, no que recorte 2.000 millones de euros de ayudas por dependencia y deje desasistidos a 400.000 dependientes moderados. Un Presidente decente que luche contra la violencia machista, no que recorte en políticas de igualdad y en protección a las víctimas. 

Un Presidente decente que dé oportunidades a los jóvenes con programas de empleo, de formación, también de retorno de quienes han emigrado, no que les obligue a elegir entre la cola del INEM o el pasaporte.

Un Presidente decente que luche contra la corrupción y no que escriba mensajes pidiendo a su tesorero corrupto, a Bárcenas, que sea fuerte. Por todo eso, un Presidente decente habría dimitido y no se habría aferrado al cargo escondiéndose de los ciudadanos durante cuatro años.

Es una condición previa para una democracia avanzada. El próximo domingo es el momento de devolver la decencia a la Presidencia del Gobierno y sacar a Rajoy de la Moncloa, solo el Partido Socialista, solo Pedro Sánchez, puede hacerlo.

Enlaces de interés