HORARIOS RACIONALES, CONCILIACIÓN Y CORRESPONSABILIDAD

HORARIOS RACIONALES, CONCILIACIÓN
Y CORRESPONSABILIDAD
El cambio hacia los horarios racionales y un reparto de responsabilidades equilibrado entre hombres y mujeres, es una de las mayores reformas estructurales que puede llevar a cabo nuestro país.
Las empresas que han puesto en práctica políticas ambiciosas de horarios flexibles y racionales han experimentado incrementos de productividad, mayor satisfacción de sus plantillas y reducción de absentismo laboral. No es solo una cuestión de conciliación de vida laboral y familiar, y de un mejor reparto de las tareas domésticas entre hombres y mujeres –con lo que esto supone de justicia y de aumento de autonomía en la vida de las mujeres-, es un
avance que generaría múltiples beneficios a la actividad económica: 

• Incremento de la productividad en la economía.
• Reducción de absentismo y siniestralidad laboral.
• Incremento de la tasa de empleo femenino.
• Avance en la igualdad salarial entre hombres y mujeres.
• Mejora en las condiciones de vida de las personas y en la salud pública por la reducción de las enfermedades asociadas al estrés.
• Reducción de la brecha salarial en las pensiones entre hombres y mujeres.
• Reducción de la tasa de abandono escolar y mejora los resultados
académicos por la generalización de la educación pública desde el primer ciclo de educación infantil.
• Mayores tasas de natalidad y rejuvenecimiento de la población y por tanto reequilibrio del sistema de seguridad social y en especial del sistema de pensiones.
• Mayor ahorro energético.
• Potencia la digitalización de la economía.
• Mejora de la competitividad salario de la economía (la flexibilidad horaria genera  satisfacción sustitutiva de incrementos salariales en cuadros intermedios y altos).
• Disminución de la accidentalidad vial, reduce el tráfico vehicular en horas pico, disminuye la presión poblacional en las grandes urbes y reduce la contaminación.

La transformación que vamos a impulsar no se consigue con una ley o con unas
cuantas medidas. Es un cambio cultural, de mentalidad, profundo, sobre el modo
de entender el tiempo y la distribución de tareas no laborales entre hombres y
mujeres. Un cambio que sitúa la disponibilidad del tiempo como un derecho
individual esencial para el progreso de una sociedad madura y avanzada y el
bienestar de su ciudadanía.

• La flexibilidad no es solo para mujeres. Todas las medidas de flexibilidad
horaria y jornada continua deben de contemplar una distribución equitativa
entre trabajadores y trabajadoras, para evitar que sean las mujeres las únicas
receptoras de la flexibilidad y por tanto, las que asuman la mayor carga de
tareas domésticas. En suma, se busca consolidar una democratización del
espacio doméstico a través de iniciativas que transformen los hábitos y
discursos:

  •  Promoción del debate público y campañas de sensibilización sobre el rol del hombre y la mujer en las responsabilidades domésticas, en el cuidado de los niños, en el sector educativo o en el sector de los cuidados a dependientes, entre otros. Para ayudar a la sensibilización, se incluirán medidas e indicadores en la Encuesta Nacional de Salud y la Encuesta de Condiciones de Vida del INE relativas a los niveles de conflicto de los ciudadanos y ciudadanas a la hora de conciliar los distintos aspectos que componen nuestra vida.
  •  Desarrollo de educación en la igualdad y la coeducación que incluya objetivos relacionados con un reparto equitativo de las responsabilidades familiares (incluido actividades de formación en tareas domésticas, nutrición y cuidados), incorporando al currículo la formación específica en igualdad, educación afectivo- sexual y de prevención de la violencia de género en todas las etapas educativas. o Formulación de un código para la equidad en la publicidad y los medios de comunicación para desligar los géneros de los roles, tareas y oficios, así como el uso del lenguaje no sexista.
  •  Campaña para que las empresas promocionen sus políticas de igualdad y conciliación entre sus trabajadores masculinos y generen incentivos  para aprovecharlas.
  •  Promoción, con el ejemplo, del ejercicio de la responsabilidad doméstica igualitaria entre los funcionarios públicos, altos cargos políticos, y representantes públicos en virtud de la necesaria consistencia entre el discurso político y la acción personal e institucional.

Proponemos una serie de medidas en 3 ámbitos, que deberían formar parte de un gran Pacto de Estado por los Horarios Racionales y el Reparto de Tareas Justo. Un Pacto que debe involucrar a todas las Administraciones del Estado, a los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, sociedad civil y medios de comunicación. Los ejes del Pacto corresponden al ámbito laboral, al ámbito de reparto de tareas domésticas y de cuidado de hijos, hijas y personas dependientes, y a la esfera social y de hábitos de vida.

PROPUESTAS TRES GRANDES COMPROMISOS:
• Derecho a conciliar. Reconocimiento del derecho subjetivo a la conciliación de la vida  personal familiar y laboral estableciendo límites concretos en relación con la disponibilidad de horario y fijación de jornada.
• Universalización de la oferta pública de Escuelas Infantiles en la primera
etapa de 0 a 3 años logrando plazas accesibles y suficientes para cubrir toda
la demanda.
• 4 semanas de paternidad. Puesta en marcha de forma inmediata del permiso de paternidad de 4 semanas incluido en la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres y la Ley 9/2009 de ampliación del permiso de paternidad. Además, se establecerá un calendario gradual para la ampliación del permiso paterno a las 16 semanas igualándolo al de las madres. Permisos por nacimiento: obligatoriedad mínima iguales para los dos progenitores. Los permisos por nacimiento y/o adopción deben concederse a cada progenitor/a de tal manera que sean intransferibles, permitiendo que se tomen de forma paralela o secuencial entre los miembros de la pareja.

ADEMÁS:
• Ley de dependencia. Despliegue de la aplicación de la Ley de Dependencia en su totalidad, que tendría un impacto importantísimo en la igualdad de género, pues la realidad es que el 94% de los cuidadores familiares son mujeres.
• Reconocer a todas las mujeres un “bonus” de dos años de cotización por cada hijo (nacido o adoptado) a efectos del cálculo de las pensiones. Excedencia por cuidado de hijos para padres. Ampliación de excedencia por hijo exclusiva para padres hasta hijos de 6 años.
• Fiscalidad en igualdad. Revisión del sistema de tributación conjunta en el IRPF para incentivar la incorporación de las mujeres al empleo.

• Coto a los deberes escolares abusivos. Las tareas extraescolares de estudio deben respetar el tiempo y las necesidades del alumnado. Los niños y las niñas españoles están entre los que más tiempo dedican a hacer deberes de la OCDE. Por ello proponemos promover un acuerdo con las CCAA, y la participación de la comunidad educativa, para incorporar la enseñanza de
técnicas y hábitos de estudio y adquirir habilidades útiles relacionadas con la creatividad, deportivas, lúdicas o artísticas. Buscaremos así, que las tareas extraescolares de estudio respeten el tiempo y las necesidades del alumnado asegurando que sean un complemento adecuado de la actividad lectiva, sin convertirse nunca en una brecha social en función de los recursos del alumnado.
• Desarrollar la prestación no contributiva por maternidad en el ámbito de la Seguridad Social, a fin de evitar la desprotección que supone que un tercio de los nacimientos de nuestro país no genere prestaciones de maternidad/paternidad. A este fin, todas las mujeres demandantes de empleo que tengan un hijo y no tengan derecho a la prestación contributiva de maternidad disfrutarán de una prestación no contributiva por esa contingencia de 6 semanas de duración.
• Cumplimiento íntegro por parte de las Administraciones Públicas, comenzando por la Administración General del Estado del Plan Concilia 2005.
• Jornada continua Selección de sectores económicos, según la CNAE, y servicios públicos, susceptibles por la naturaleza de su actividad de ofrecer jornada continua a la mayoría de sus plantillas. Una vez establecidos estos sectores se buscarán incentivos positivos, fiscales y de otro tipo, para que las empresas que operan en sectores compatibles con la jornada continua la
ofrezcan.
• Bolsas de horas. Desarrollo de fórmulas de disponibilidad horaria que permitan a los trabajadores y trabajadoras acumular créditos de horas para la atención de responsabilidades personales y de cuidado.
• Limitar y controlar de forma exhaustiva las horas extraordinarias en las empresas para aumentar las contrataciones y mejorar la conciliación laboral y familiar.
• Promover la incorporación en la negociación colectiva y en particular en el marco de los acuerdos intersectoriales de contenidos y medidas relacionadas con la racionalización de los tiempos y las jornadas laborales. 

• Regular de nuevo el trabajo a tiempo parcial de modo que recupere su vocación de elemento flexibilizador y ordenador del tiempo de trabajo, compatible con las responsabilidades familiares y laborales, incluidas las formativas.

• Extender la flexibilidad horaria.
- Apoyar el desarrollo de medidas de flexibilización de horarios en las empresas a través de planes de igualdad y conciliación previstos en la Ley.

- Incorporar a los planes y pactos para la promoción de empleo de los diferentes ámbitos competenciales la promoción de fórmulas innovadoras de empleo flexible y de calidad que integren objetivos de igualdad entre mujeres y hombres y conciliación.
- Apoyar e incentivar el desarrollo de fórmulas innovadoras de flexibilización horaria en sectores y actividades con modelos de organización de turnos. 

• Creación del sello Horario Racional: se dará a aquellas empresas que hayan incorporado en sus convenios medidas de flexibilización de los sistemas de tiempo de trabajo y para la igualdad entre hombres y mujeres. Incluirlo como prioritario en la responsabilidad social corporativa de las empresas.
• Buenas prácticas: difusión de modelos de buenas prácticas en la implementación de planes de igualdad, conciliación y reestructuración de tiempos laborales en las empresas.
• Innovación organizativa: creación de un fondo de apoyo a las empresas con iniciativas para mejorar el equilibrio entre la vida profesional y personal de sus empleados. Dentro de los programas para el apoyo de la innovación podría establecerse una línea especial para el desarrollo de aplicaciones para el fomento de la flexi-jornada o teletrabajo.
• Teletrabajo: incentivar las empresas y diversos sectores productivos a implementar las posibilidades de teletrabajo, contratos semipresenciales, etc… En sectores que lo permitan se debería ofrecer, al menos, un día de teletrabajo cada dos semanas. También se mejorará la regulación del teletrabajo, en especial en relación con los derechos laborales y los costes asociados al desempeño de la actividad. Regular el derecho a desconectar.
• Todas las instituciones públicas y en todos sus niveles actuarán de forma consistente con estos objetivos, ofreciendo a su plantilla, tanto funcionarios como laborales, oportunidades de conciliación (extensión de los beneficios de flexijornada o teletrabajo a trabajadores y trabajadoras de todos los niveles. Y se impondrán restricciones horarias a la convocatoria de reuniones de trabajo y eventos).

SE PROPONE EL DESARROLLO DE ESTAS INICIATIVAS CON DOS
INSTRUMENTOS:
• Ley sobre usos del tiempo: Que recoja las diferentes medidas legales que requiera la puesta en marcha de esta transformación social.

• Estrategia y/o programa de acción para la conciliación y la racionalización de horarios, que por su naturaleza transversal debe ser coordinada al más alto nivel del gobierno. La estrategia debe contener los elementos programáticos y responsabilidades de las administraciones públicas, presupuestos y sistema de seguimiento y evaluación con identificación de la entidad u organismos responsables de su seguimiento.

Enlaces de interés